25 de agosto de 2016

Ensoñaciones




hoy me he despertado llorando,
susurrando tu nombre a la oscuridad de mi habitación,
esperando ver esa sonrisa cuando abriera los ojos.

he echado de menos algo que nunca he vivido;
la calidez de dormir contigo,
tus besos por las mañanas,
tus manos por dentro de mi camiseta provocandome escalofríos.

¿cómo puedo echar de menos algo que aún no he vivido?,
supongo que los anhelos a veces se apoderan con tantísima fuerza de nosotros,
que dejamos de distinguir que es real, y que ha sido sólo un sueño.

porque tengo recuerdos de haber dormido contigo,
de tus besos por las mañanas,
de tu sonrisa socarrona cuando me pillas desprevenida mirándote.

y sé que no es real, que no son reales,
que son recuerdos de las innumerables veces que he soñado contigo.



Improbable pero...




¿y si me enamoro de ti?
¿qué pasaría si me enamoro de ti?, dime;

es posible, ¿qué hago entonces?
no puedo enamorarme de la nena buena de sonrisa pícara.


¿y si te enamoras de mi?,
¿que pasaría?, dime;

improbable pero, ¿romperias tus valores por amor?





Algo que no os conté



Sabéis que soy muy despistada y no hace falta que os recuerde que se me olvidan las cosas, así que no os extrañará saber que el 2 de Agosto éste blog hizo dos años y yo no dije nada.

Pues sí, hemos hecho dos años de risas y lágrimas, de situaciones que apetece poco comentar y de cosas de las hablaría horas porque a pesar de que a muchos no os conozco y parece que tengo la maldición del eterno 95, leer vuestros comentarios (cuando os da por comentar) hace que me guste llevar diez años en Blogger y seguir escribiendo.

No tengo mucho más que decir, sólo dar las gracias a todos aquellos que en algún momento habéis gastado cinco minutos en leer algún texto, reflexión o historia; espero que podamos hacer más años (y que me acuerde en fecha).