18 de diciembre de 2015

Amor Perfecto




He descubierto la forma perfecta para amarte;
con calma, sin atosigarme, sin atosigarte,
como quieres algo que ves desde lejos,
con nostalgia y deseo, con dolor pero sin sufrimiento.

Y me he dado cuenta de que ya casi no duele,
que cada día tengo menos sal en los ojos
y menos ríos en las mejillas,
que mi almohada no amanece inundada
y los pedazos que quedaban de mi pequeño corazón ya no cortan.

Quizás haya encontrado la cura para la enfermedad que eres,
quizás te hayas convertido en el antídoto para un amor imposible.
Quizás a partir de ahora sea dulce callarme lo que siento por mi,
quizás ahora si te conviertas en mi secreto, sólo mío.





6 de diciembre de 2015

Crónica de un Corazón Herido






una habitación independiente en la República de mi Corazón por cada amor fugitivo.
una sonrisa cómplice por cada mirada.
mil lágrimas por cada recuerdo.



25 de noviembre de 2015

"Sextra"







Tú y yo







Calla tonta es tu frase favorita desde que hablamos todos los días,
desde que no tenemos secretos de diario,
desde que no me da vergüenza hacerte sonreír.

Eres boba es tu frase favorita desde que tengo esas dudas de adolescente enamorada,
desde que me da miedo perderte, pero no decírtelo.

Te odio es tu frase favorita desde que te hago sonreír cuando no quieres,
desde que te hago burla hasta que no tienes más remedio que admitirlo, que tienes la sonrisa idiota. 



Eres preciosa es mi frase favorita desde que te conozco,
desde que he dedicado tiempo a mirarte sin pestañear,
desde que cada vez que cierro los ojos te veo a ti.

Eres imbécil es mi frase favorita desde que me replicaste por primera vez,
desde que me sigues las tonterías sin miedo a qué dirán o como nos mirarán.

Te quiero es mi frase favorita desde que conozco tu silencio,
desde que he visto tu sonrisa,
desde que me has dado la mía.
Mi sonrisa de idiota.







19 de noviembre de 2015

Un amanecer más




Me he despertado y te he buscado en la cama, a mi lado.
He buscado tu piel clara, la curva de tu cintura,
la comisura de tu boca, la suavidad de tu piel.
He movido mis manos a través de las sabanas para topar con tu cuerpo.

Te he buscado entre las lágrimas de mi almohada,
te he buscado entre el colchón y los muelles,
entre mi cuerpo y la pared.

Te he buscado en mis labios,
entre los dedos de mi mano,
en la longitud de mis piernas.

Te he buscado en los besos pendientes,
en los orgasmos que no me has dado,
en las sonrisas que siempre me sacas,
en la tristeza que sale de tu ausencia.

Te he buscado en las espinas,
en el hielo y la escarcha,
en la lentitud de un impulso,
en el centro de mi torrente sanguíneo.



No te encuentro, ¿donde estás?
Sigo sin encontrarte, ¿donde te has escondido?

Llevas desaparecida casi veinte años, vuelve.





12 de noviembre de 2015

Génesis



Cuarta lámina de "Universe".




10 de noviembre de 2015

Déjala





Déjala;
se ha enamorado,
no atiende a razones,
no te escuchará.

Déjala;
que se sumerja en sus pensamientos,
que se hunda en sus recuerdos,
que consuma su cigarrillo.

Déjala;
no está aquí,
vive a kilómetros de su piel,
es sólo un cuerpo.

Déjala;
ha vendido su alma,
la ha vendido por un corazón,
la ha subastado a una sonrisa.

Déjala;
la ha conquistado una palabra,
la ha cautivado una mirada,
la ha hipnotizado una voz.

Déjala;
ya no tiene timón,
no tiene capitan,
ha abandonado el barco,
se va a hundir.



Se hundió.




Carta al Corazón de Mi Futuro Yo






Te voy a dar un consejo, de mi corazón presente al tuyo futuro; no expliques.
Toma decisiones, nombrala como sientes que debes nombrarla, si debes corregirte corrige pero jamás digas porqué nombraste, porqué nombras, porque dejaste de nombrar o ya no nombras.
Si un para siempre no es cuestión de tiempo sino de intensidad, una relación no es cuestión de realidad sino de intención. Tienes la intención, nombralo con intención.

Espero que en el futuro que leas esto haya dejado de hacerte rabiar porque sí, porque es fácil hacerte rabiar, siempre ha sido fácil hacernos rabiar. Espero que si sigue haciéndote rabiar, y tú a ella, después la abraces hasta que os falte el aire.
Espero que siga sacándote la sonrisa de idiota que me saca a mi ahora, que pinte de azul el negro cielo de tu existencia todos los días con tan sólo darte los buenos días. 
Espero que sepas todas las sombras que se esconden tras sus esquinas, que hayas conseguido encerrarlas tras una puerta con tu constante persistencia y pesadez. Yo ya me he puesto a ello, espero que cuando leas esto esté conseguido.
Espero que estés viviendo a centímetros de su piel, que hayas besado tantas veces sus labios como segundos tiene el tiempo que lleváis juntas. Espero que conozcas cada milímetro del terreno, cada cicatriz, cada curva y cada línea, espero que hayas visto su cuerpo acariciado por el sol una mañana de domingo.
Espero que le hayas prometido viernes de película y pizza, partidas hasta las cuatro de la mañana al League Of Legends. Espero que hayas cumplido los millones de sonrisas que le prometo yo, y que le prometas otras tantas que cumplirá el corazón de nuestro yo futuro lejano. Espero que le des abrazos que prometan tiempos mejores cuando ni siquiera tus palabras la saquen de la bruma.
Espero que mantengas lo que os unió, que te hayas ido como yo ahora prometo que haré, que hayas emigrado a tierras más calurosas en el sur.
Espero que te hayas ido para acabar lo que empezaste en el norte, para empezar algo nuevo en el sur.

Sé que va a seguir siendo más inteligente que nosotras, más guapa que nosotras, mejor persona de lo que nosotras seremos nunca, y sé que seguirá negándolo. Deja que lo niegue, lo que importa es que no cambie tu opinión.

Y, además, estoy aquí para recordarte que me prometí amarla el resto de mi vida, que lo consigas o no, lo intentes, y que cuando ambas lleguemos a la tumba unidas por el tiempo a cero de nuestro reloj, quiero que puedas decir que la has amado toda tu vida. Da igual todas las cosas que yo espero que sea mi futuro, quiero que tú, corazón de mi futuro yo, se lo puedas decir a ella.

Quiero que la ames todos los días de tu vida.
Quiero que la animes a seguir lo que siente, sea contigo o sin ti.
Quiero que a milímetros de su piel o con el océano de por medio no te olvides de ella.
Quiero que sigas lo que sientes, aunque nunca te vaya a mantener a salvo.
Quiero que la cuides, aunque en su dedo luzca la marca de un corazón con nombre.




Quiero que me prometas, ante todo, que no vas a perderla.
No la pierdas, no puedes vivir sin ella. Ya no.





8 de noviembre de 2015

Incultos




Estoy cansada de escuchar que somos demasiado jóvenes para estar rotos,
para tener mil esquinas,
para ser una moneda de doble cara,
un arma de doble filo.

Estoy cansada de escuchar al cristal roto tintinear cada vez que me muevo en la cama,
de cortarme los dedos cuando me aparto las lágrimas.

Cansada de no poder sentir dolor a plena luz del día,
porque no entendéis, porque no entienden,
¿por qué no podéis entender que se necesita estar roto para saber qué es estar completo?.

Se necesita perder para saber lo que es tener,
estar a la mitad para poder ser un todo,
cortar para poder curar,
llorar para encontrar una verdadera sonrisa.





7 de noviembre de 2015

Remember




Te pido que me recuerdes.

Recuérdame cuando aún no te hayas ido,
cuando te eche de menos estando pegada a ti,
cuando mi piel le suplique a tus manos una caricia,
cuando mis labios anhelen tu roce,
cuando aún no me he vuelto loca.

Recuérdame cuando aún no me haya enamorado de ti.






15 de octubre de 2015

Poesía






Las palabras no esperan al cerebro
igual que los sentimientos no esperan al corazón ni a la razón.


La palabra poesía se puede escribir en muchas partes, se puede encontrar en muchas otras.

Poesía se encuentra en la mirada que no ves,
en el beso que no te dan,
en el abrazo que nunca llega,
en el olvido del que no te das cuenta,
en el recuerdo que no sabes que existe,
en las sonrisas que nunca te sacan,
en los orgasmos que nunca gritas,
en el cuerpo que nunca tocas.

Poesía es una noche de otoño con un libro,
una noche de invierno con un chocolate,
una noche de verano en la playa hasta el amanecer,
una noche de primavera donde nadie nos encuentre.

Poesía es donde estés tú,
donde encuentre tu sonrisa,
tus pensamientos locos,
tus ideas descabelladas,
tus escapadas a Dios sabe donde.

Poesía eres tú,
conmigo o sin mi.





12 de octubre de 2015

Sonrisas de sangre




Dicen que conocer la sonrisa de una mujer es importante,
que te hablará de sus sueños y, con suerte,
te dará el secreto para enamorarla si dicha sonrisa alcanza sus ojos.

Cuando te acercas a las esquinas puntiagudas de un corazón,
el corazón sangra y te aparta rencoroso.
Cuando te acercas a las esquinas puntiagudas de un corazón,
si él no sangra, ella sonreirá.
Y créeme cuando te digo qué, quizás, sea esa sonrisa la que más te enseña.

Te enseña que ha perdido,
que añora,
que necesita,
y cuál es ese deseo que ni se atreve a formular.

Te enseña el nombre de cada uno de los demonios que comparten su cama
y cada una de las razones por las que tiene demonios.

Esas sonrisas te muestran los agujeros negros de un alma viva,
pero debes rozar esquinas y verla sangrar para alcanzarlas.




10 de octubre de 2015

Middle





Rota, inconexa e incompleta. 
Desmembrada, quemada, arrasada. 
Descolorida, inservible, desechable. 

Era así hasta que llego ella;
hasta que la mitad de sus pensamientos le pertenecían también a esa sonrisa a medias que le salía cuando hablaban. 
Era así hasta que comenzaron a compartir el pasado. 






Y quedó partida a la mitad, 
y empezaron a compartir los secretos de las sonrisas falsas que los demás creían, 
y siguieron por mostrarse una sonrisa de verdad,
y acabaron la una perdida en la otra.




9 de octubre de 2015

No, pero siempre contigo




—¿Y quieres decirle algo a ese imposible tuyo?— me dijiste. 
—Sí



no quiero pasar mis noches contigo, 
no quiero vivir despertares junto a ti. 

No quiero recorrer todo tu cuerpo cada atardecer, ni colarme entre tus piernas mientras centras tu mente en ese libro grueso y aburrido que tienes que estudiar para el examen de mañana. 
No quiero orgasmos sobre la mesa del salón porque llegues de la Universidad o del trabajo con la sonrisa retorcida que pocas veces he visto. 

No quiero sonrisas ni reverberaciones que salgan de tu garganta cuando haga manifiesto el título de clown que cuelga en el pasillo de la que posiblemente nunca sea nuestra casa. 
No quiero que un cariño o un pequeña se convierta en el pilar de mi felicidad durante el tiempo que paso alejada de tu piel. 

No quiero necesitar tu voz para dormir ni tus manos recorriendo mi espalda. 
No quiero sentir tus labios sobre los míos porque sí, porque te apetece. 
No te quiero. 



 No, pero siempre contigo.



6 de octubre de 2015

Dime, chica sin corazón...




He pensado en escribir esto para ti y solo para ti, en formularte las preguntas una a una y esperar todas las respuestas aún sabiendo la cantidad de negativas y falsos positivos que puede haber pero, ¿sabes qué?, prefiero no hacerlo. 
Prefiero no hacerlo porque sé que dolerá, que quemara por dentro hasta el día que vuelva a verte y pueda reducir a 0 los kilómetros y el tiempo que nos separa con un único beso. 
Prefiero no hacerlo porque sé que encontraré esa verdad a medias, esa respuesta vaga o inocente que logrará hacer que mi cabeza entienda que la historia sigue, que para mi no tiene fin. 

Ésta es mi historia; he vivido en ella desde que mi corazón despertó de su letargo con el primer amanecer de mi adolescencia, desde que los golpes se hicieron grietas, las grietas brechas y las brechas llagas. 
He vivido con ello desde que cayó la primera lágrima y viviré con ello hasta que caiga la última; 
así que dime tú, chica sin corazón, si el cuento del corazón roto tiene final.



28 de septiembre de 2015

Entrelazadas







Vivir de la mano, agarradas, dejando que la piel se haga una. 
Ya no se diferencia qué piel es suya, cual es mía.

Vivir. La base de nuestra existencia siempre ha sido vivir; en base a algo, a alguien, a una ilusión, a una meta, a una determinación fija que nos haga levantarnos todos los días. 
Y sin determinación, sin meta, sin ilusión... ¿vivimos?

Sobrevivían.
La base de su existencia siempre había sido sobrevivir. No tenía una motivo, la sociedad decidía que debían seguir allí, y allí seguían pero, ¿y sino hubieran seguido?...



¿y sino hubieran seguido?




25 de septiembre de 2015

Galax




Es ese latido en la parte izquierda del pecho,
la sonrisa tonta por la mañana al despertar,
el toque leve de sus dedos en mi nariz,
el "buenos días" más cobarde del mundo.

Es la canción que nunca podré olvidar,
el libro que no podré volver a leer,
la película que siempre me hará llorar.





24 de septiembre de 2015

Odisea


Aquí comienza mi odisea, mi proyecto personal, lo que espero sea mi orgullo en tiempo, bastante tiempo, porque me gustaría poder alargar éste proyecto todo lo que quisiera.

Os quiero presentar “Universe”, un proyecto de ilustración digital a una tinta que nace de la fantasía de una cabeza soñadora y algo atascada, en más de un sentido. “Universe” desata todo lo que las palabras no pueden decir y, aunque para muchos son simples líneas, para mi significa muchísimo más de lo que puedo explicar.
De hecho, no quiero explicarlo, no quiero decir nada, solo que es mi niña de ojos verdes y grises, de mirada curiosa, de silencio atronador. No tiene que gustaros, no tenéis que sentir nada, pero, si lo sentís, decídmelo, me gustaría escuchar que pensáis del amor de mi vida.


(esto sí es una introducción al proyecto, lo otro es...bueno, lo otro).









17 de septiembre de 2015

Casiopea




Os presento a "Casiopea", la primera lamina que abre el proyecto "Universe".
Empezó siendo algo aislado, una idea en fondo negro porque no conseguía dibujar nada decente y tras ver el impacto que ha tenido en mis redes sociales, lo mucho que ha gustado y los comentarios más positivos que he recibido respecto a ésta en concreto, me decidí a continuar.

Así que ahora ya lo sabéis, éste fue el nacimiento de "Universe".





15 de septiembre de 2015

Ese Proyecto sin Nombre




Hace una semana más o menos comencé un proyecto que aún no tiene nombre. Barajo unos cuantos nombres sin sentido y otros tantos sin coherencia pero ninguno me convence así que, de momento, lo mantendré en "ese proyecto sin nombre".
No es nada difícil, de hecho podría hacerlo un niño con una cartulina y una cera de color blanco., pero es el primer proyecto artístico que comienzo sin ser fotográfico, que es puro dibujo. 
Los bocetos finales son en negativo todos los bocetos están en positivo, al igual que los finales son digitales y los originales analógicos ya que me gusta llevar conmigo mis ideas y pintar con carboncillo las hojas de una libreta puede suponer un auténtico desastre.

No sé cuantas laminas tendrá el proyecto, solo sé que la línea del cuerpo femenino está resultándome satisfactoria y he empezado a pensar como abordar la línea del cuerpo masculino para, más tarde, unirlos los dos. 



Puede salir muy bien, o puede salir muy mal.
Esperemos que sea lo primero y no lo último.







10 de septiembre de 2015

Pasa



- Pues pasa, no puede ser más sencillo.



Pero no quiero pasar, porque de algo que te importa no pasas, por algo que te importa luchas, siempre luchas, siempre tiras hacía delante, con todas tus fuerzas, con todas tus ganas. No pasas de algo que te saca del agujero, lo marcas y lo agarras con todas las fuerzas para sacarlo del pozo, para hacer que atraviese la luz. Si voy yo, tú conmigo.



Estoy harta, sumamente harta; de que estén siempre cuando no se les necesita, que te respondan siempre cuando solo es aburrimiento, que se olviden de que existes cuando te hacen falta, que pasen de ti cuando hablas de algo importante.
Estoy harta, sumamente harta; de no poder gritarles que su sombra es más real que ellos, que sus palabras solo alimentan mentiras, que su preocupación es como tragar un meeting de Rajoy.
Estoy harta, sumamente harta; de no ser la que les dé esa hostia a tiempo.

Estoy harta, sumamente harta.




Y sé que no os importa,
pero a mi sí.


Dejé




Te he nombrado de tantas maneras que ya no recuerdo tu nombre, 
ese que me daba plena posesión de ti.





Vivimos demasiado juntas deseando estar separadas, quizás ese sea el problema, el deseo de cortar un lazo invisible e inexistente que tira de nosotras como un niño ansioso por ver a sus padres unidos. Quizás el problema esté en mi, en mis cambios repentinos de humor, en mis idas y venidas, en las pocas ganas de tenerte cerca, en la necesidad de ti, en mis contradicciones, en todas las rupturas que no he tenido, en todos los fragmentos que no han caído, en todas las grietas que se han quedado en eso, en grietas.
No me has dado verdaderos motivos para quedarme, para sonreír, para seguir fingiendo que no pasa, que no va a pasar nada. Pero el niño caprichoso sigue tirando de nosotras, haciendo que nuestros dedos se rocen, que retumbe en las venas el eco del último beso. No quiero, dejé de querer, de quererte. Dejé.
Ahora solo quiero ser uno y no tres, unirme con esas dos partes que llevan mi vida, dejar de actuar por separado, dejar de levantarme hecha jirones de trapo. 

Solo soy eso, una muñeca de trapo.




1 de septiembre de 2015

Distrito 4, primera parte.


Un hombre con el pelo castaño y uniforme arremangado entró en el garaje donde estaba escondido el que debía ser su confidente. La sala apenas tenía la ventilación que ofrecía la puerta cuando se abría y se cerraba, y no era a menudo, y se iluminaba con un simple foco de luz desde el techo.
Encendió la luz y la habitación se alumbró con un destello vago, el cual aumentaba de intensidad con el paso de los segundos. Se acercó a una prueba que trataba de ocultar del departamento de Policía y le descubrió la cabeza. Era Di Nomteco, un poderoso miembro de una de las grandes familias que traficaban con drogas en todos los distritos de Reloccie. Di Nomteco, atado de manos y pies a una silla, escupió a escasos centímetros del comisario Montenni, aquel hombre de pelo castaño. Montenni, algo harto por el comportamiento que estaba teniendo el preso en sus últimos encuentros le acercó una foto de un hombre con melena y pelo castaño.
- ¿Qué sabes de este hombre? –dijo mientras se sentaba delante de él en una silla algo más cómoda de la ocupada por Di Nomteco.
- ¿Que empieza a perder pelo? –contestó el preso mientras trataba de tocarse el suyo con las manos esposadas. Montenni, algo cansado de las respuestas chistosas de ese hombre barrigudo cuadró sus hombros y le miró fijamente.
- Hagamos las cosas bien -dijo con tono calmado-, no creo que quieras que entre mi compañera a interrogarte -levantó la fotografía de nuevo para que Di Nomteco la viera claramente ya que el foco que pendía del techo tampoco ayudaba demasiado-. ¿Sabes quién este hombre?
- Sí, que entre, que hace mucho tiempo que no veo a una mujer sin dinero de por medio -rió a carcajadas.
Montenni, sabiendo que su compañera escuchaba todo lo que aquel baboso decía se lamentó por el pobre Di Nomteco que tarde o temprano vería satisfecho su deseo de tener a una mujer ante él.
- Dudo que sigas con la misma sonrisa cuando llegue. - El hombre esposado parecía muy seguro de si mismo y al pobre Montenni cada vez le quedaba menos paciencia.- Mira, sabemos quién es, solo necesitamos un paradero; un almacén, uno de los pisos francos que habitúe y, ya puestos, si ves que te sientes charlatán, un lugar que le incrimine en la red de narcotráfico que se ha formado en las distintas familias de cada distrito.
- Pues, siento decirte, que poco sé de él, salvo que le gustan los puros cubanos y las modelos.
- No nos sirve, puede estar días o semanas sin pasar por allí y tenemos que cogerle ya.
Con toda seguridad, Di Nomteco acabaría con la paciencia de Montenni por el simple hecho de no tener nada que ganar respondiendo a las preguntas. Su familia era una de las más influyentes en los distritos y desvelar esa información no les daría ningún beneficio.
- Es sencillo; si nos dices la localización de su centro de operaciones te quitaré las esposas y serás libre, sin trucos. Podrás irte por esa puerta, pedir un taxi y llegar a casa sano y salvo.
- Tú déjame las esposas, la llave y trae a esa chica que dices, que ya veré yo qué información le digo dependiendo de cómo se comporte.
Esa respuesta le dio a Montenni la señal para acercarse a la puerta y llamar dos veces. La puerta se abrió con un quejido a metal oxidado y Montenni se apartó para dejar entrar a su compañera que sonreía con los ojos entrecerrados y las manos a la espalda.
- No sabes la que te espera, Di Nomteco.- Montenni les dejó a solas y atravesó la puerta para apoyarse en la pared del pasillo y escuchar por el auricular lo que sucedía dentro.


30 de agosto de 2015

Outside




Creo que nunca saldré de aquí,
del vacío profundo que me rodea cada vez que estoy sola,
de las dudas y del miedo a perder algo que no tengo,
que nunca he tenido
y nunca tendré.


Algún día conseguiré explicar lo que lucho por seguir aquí.



25 de agosto de 2015

100




Llevaba tres años sin verla...




que alguien me saque de aquí.












—¿Estás bien?
— Sí.

Y no sé cuantas veces he tenido que responder a esta pregunta en los últimos días, no sé cuantas veces tendré que responderla en la próxima semana, supongo que unas cuantas. 
Estoy bien, para mi estoy bien, estoy perfectamente, no tan feliz como debería ni tan alegre como soléis verme, pero estoy bien, estoy aquí ¿no?, hablando con vosotros, riéndome a vuestro lado, soltando mis avispados comentarios de siempre. Estoy aquí.




10 de agosto de 2015

Una muerte perezosa




Había deseado abandonarla desde el momento en que desapareció de su vida, pero decidió que sería muy cruel e hipócrita actuar como había actuado ella; así que se quedó, en silencio. Se quedó pero no se calló su opinión ni sus ideales, siempre fue sincera.
Ya que ella había desaparecido tendría la oportunidad de exprimir todo lo que no fue capaz de sacar en su momento.
Y así pasaron días, semanas, meses, hasta un año. Cuando el tiempo sobrepasó el año decidió que era hora de intentar materializar algo que había desaparecido hacía tanto tiempo y, al intentarlo, una pequeña luz volvió a brillar pero ninguna de las dos se atrevió a agrandarla, ya fuera por tiempo o ganas, la pequeña luz siguió brillando en algún lugar, escondida entre los recuerdos de un pasado doloroso.
Siguieron pasando los días, las semanas y los meses, hasta que los actos se convirtieron en consecuencias y esa pequeña luz se apagó, arrasada por un tsunami que no dejaría nada a su paso.
El tsunami limpió heridas, cerró las pequeñas brechas que había en la tierra, selló las cicatrices que llevaban tanto tiempo amenazando con volver a abrirse. Llegó hasta la pequeña luz y sin ningún tipo de resistencia ésta se apagó, dejando un fino hilo de humo.

Así que ya veis; una historia de abandono, de tiempo y al final, de destrucción, en este pequeño fragmento que nada tiene que envidiar a los grandes textos que en otros tiempos estuvieron en la fila de este perdido y olvidado blog.




«La desdicha es muy variada. La desgracia cunde con las más diversas formas en la tierra. Desplegada por el ancho horizonte, como el arco iris, sus colores son tan variados como los de éste, a la vez tan distintos y tan íntimamente unidos». — E. A. Poe (1809 - 1849)

9 de agosto de 2015

Compatibilidad Literaria



Es una de esas personas que tiene en cuenta que los puntos son solo signos de puntuación, que no indican enfado ni malestar, que son el final imprescindible de una frase, de un fragmento, de una historia. Todo acaba en un punto.
Es una de esas personas con las que puedes sentarte a tratar temas trascendentes como si fueran minucias, como si el hecho de tratar ese tema lo convirtiera en un acto totalmente humano, a pesar de tratar cosas que se escapan por completo a la humanidad.

"Y así fue como mi corazón dejó de latir por tus palabras,
y como mi alma negra se volvió blanca al escuchar tus respuestas.
Sus ojos, con forma de corazón, ahora laten con fuerza,
y su corazón, que es el ojo de su alma, respira aliviado por la presencia de su amado", 

susurramos entre los dos, por turnos, completando lo que el corazón del otro lanzaba al fuego.
Quizás he encontrado a mi otra mitad literaria, quien sabe, quizás he encontrado eso que siempre me falta, ese arranque de filosofía que siempre necesito.





Olor a verano




Olía a crema. Se pasaba el verano con la piel tostada y oliendo a crema de sol, a mar y a luz. 
Su vida cambiaba completamente cuando acababan las clases y tenía libertad total. Sin obligaciones ni tareas sus días los pasaba en la terraza, con los altavoces encendidos deleitando sus oídos con las canciones que en ese momento estuvieran en la lista de reproducción.
Se levantaba tarde, desayunaba poco, echaba un vistazo por su ventana y descubriendo que el sol volvía a brillar se ponía la parte inferior del bikini de palmeras negro, su camiseta dos tallas más grande y se dejaba caer en la tumbona tras echarse el protector solar.
Alguna vez bajaba por la cueva hasta la cala, donde nadie la molestaba, donde se bañaba desnuda en el agua cristalina, donde nadaba con peces y con suerte se cruzaba con algún delfín porque sí, en verano abundaban los delfines en ese lado de la costa. En aquellos momentos, en aquellos meses, ni siquiera se molestaba en ponerse sujetador, era un estorbo innecesario.
En la civilización, de vuelta a las clases, a la vida cotidiana, debía vestir de cierta manera pero, ¿allí?, allí no, allí la parte inferior del bikini y esa camiseta era todo lo que necesitaba.


Así que olía a crema, a mar, a sol y a verano.


8 de agosto de 2015

Ese Experimento sin Nombre




Dijeron que seriamos parte de un experimento del que nunca oímos hablar, del que no sabíamos nada. Experimento que ni siquiera nombraron. Tan solo dijeron que vendrían a por nosotros, que un día conoceríamos lo que era el paraíso y vivir. 
En aquella época sobrevivíamos, los cinco nos dedicábamos a pasar los días entre berridos a un micrófono que pedía auxilio cada vez que intentabas dar una nota alta y el garaje de Key donde hacíamos danzas improvisadas sin demasiada coordinación.
Un día de tantos las conocimos y entonces todo cambió, empezamos a vivir.

Recuerdo como fue aquel mes.
Nos escapamos a un inmenso bosque intentando cambiar nuestra rutina tan molida y allí nos las encontramos, saltando entre las raíces de los árboles. Fue una suerte encontrarlas porque en nuestro afán por escapar de nuestra cotidiana vida de verano nos habíamos perdido en un terreno que no conocíamos.
No tardaron en percatarse de nuestra presencia y sonrientes nos invitaron a bailar con ellas. No hace falta decir que no tuvimos que pensar demasiado para aceptar la oferta. Perdidos o no, estábamos en buena compañía. Nosotros cinco y esas cuatro maravillosas mujeres.
Todavía no me puedo creer que fuera real y no un sueño. Tenéis que creerme cuando os digo que eran una delicia, eran como un año completo; el sonido de las hojas al caer en Otoño, el frío invernal del Invierno, la brisa cálida de la Primavera y el ardiente sol del Verano.

Encontramos una carretera, fue una de las chicas la que levantó el pulgar y en menos de un minuto estábamos riéndonos en la parte trasera de una furgoneta. Les hablamos de nuestra vida de garaje y micro cerrado. Nos suplicaron oírnos cantar y vernos bailar y tras media hora de debate tuvimos que ceder. Bailamos allí mismo, en la parte trasera de la furgoneta, mientras cruzaba la ciudad. Las chicas aplaudieron entre risas y alabaron nuestra poca sincronización. No cantamos, al menos no entonces, eso vino poco después.
La furgoneta nos dejo frente a un supermercado y tuve la brillante idea de ir a aquel local, a ese que los cinco conocíamos, sí, a ese. Llenamos un carro de cerveza y nos perdimos en la noche, en las risas, en la compañía y en alegría de habernos perdido en el bosque. Aquellas chicas nos dieron la vida, nos devolvieron la sonrisa e, irónicamente, bailaron con nosotros. De alguna extraordinaria manera conseguimos coordinarnos y aquellos movimientos desordenados que parecían sacados de épocas totalmente diferentes empezaron a encajar.
Si os lo preguntáis; sí, cantamos, pero no solos. Una de las chicas empezó tarareando una melodía y poco a poco se le unieron las otras tres voces restantes, creando un buen ambiente entre cerveza y risas. Tuvimos que hacerlo, y fue Tae, acompañado de Minho, quien empezó, suave como ellas, esperando a que nos uniéramos a él.
Está vez las chicas no se rieron, simplemente acabaron la canción y aplaudieron dándonos empujones por saber utilizar nuestra cuerdas vocales para algo más que contar chistes malos.

Pasaron tantas cosas aquel mes, vivimos tantas cosas junto a nuestro año particular que nos olvidamos por completo de ese experimento del que nunca oímos hablar, del que no sabíamos nada, del que por saber, no sabíamos ni su nombre.



3 de agosto de 2015

Saco la Basura por Escrito



Os quiero presentar a Sara. Esta chica lleva dos años escribiendo un poemario y ahora ha recurrido a ciertos bloggers o gente que escribe para conseguir que dicho poemario salga a la luz y lo podamos encontrar en las librerías.
Os podría contar todo lo que sé de ella -que es bien poco- pero es mejor que os deje directamente con ella y que sean sus palabras y sus respuestas las que os inviten a conocer a esta extraordinaria chica.

Celsius 232, 2015



El Celsius es un festival de terror, fantasía y ciencia ficción que se hace en verano durante el mes de Julio/Agosto. Es un festival que junta literatura y televisión en el norte de España, en Asturias. Todas sus ediciones se han hecho en La Casa de la Cultura de Avilés.
Durante cuatro días (?) el festival acoge a escritores, lectores, editores, actores y actrices, cosplayers y publico de todas las edades de manera que las charlas, las firmas de libros, las entrevistas y la convivencia sea lo más amena posible.

2 de agosto de 2015

Un año hacía delante




Hace un año por estas fechas decidí volver a blogger, retomar mi vieja afición de inspirarme en música, en fotos, en autorretratos, en pintura y en la vida para sacar todo aquello que las lágrimas no pueden decir.
¿Un año?, ¿tan poco?. Sí, ese es el tiempo que Testamento de Papel lleva funcionando "regularmente" y el tiempo que llevo en esta aventura tan personal -que no siempre sentimental-. El número de años que yo lleve en blogger es diferente pero son muchos, muchos más.
Es curioso que este escribiendo esta entrada porque gracias a mi faceta de despistada ni me habría fijado pero hace un par de días, mirando las nuevas entradas que han colgado otros bloggers vi una respecto a un aniversario, y me di cuenta de que realmente yo no sabía cuando había empezado este despropósito así que dediqué cinco minutos a ver que fecha tenía la primera entrada de este blog.

Quiero darles las gracias a ciertas personas en concreto que han sabido ayudarme a seguir adelante desde que las conozco, que se han convertido en una pequeña parte de mi vida, una parte de la que no puedo desprenderme.
Señorita Emilia y señorita Vit(amina), de todos los reivindicantes sois con las que más trato tengo, posiblemente a las que más quiero y a las que más les debo.
No tengo palabras para daros las gracias, para deciros lo que significáis para mi, lo mucho que habéis hecho desde que entré dando saltos cual culo inquieto y aunque sea el aniversario del blog me veo en la obligación de rendiros un pequeño homenaje por la cantidad de inspiración que me da hablar con vosotras y leeros, juntas o por separado.

Muchas cosas han pasado en este año, muchas de ellas increíbles pero otras tantas decepcionantes y dolorosas. A pesar de todo y con todo, repetiría un año más con la certeza de que la gente que he conocido en este año de travesía estará en el siguiente, y que año tras año tendré que agradeceros haber aparecido en mi vida.

Así que, pequeñas mías, la Madre Pera se despide esperando teneros aquí un año más, y seguir creciendo con el fin de emocionar a más y más gente.




Por otro año más,









Una bicicleta amarilla casi blanca




A los dieciocho años se dio cuenta de que sus idas y venidas parecían sacadas de la vida de una protagonista en una película estadounidense.
Vivía en uno de los barrios residenciales a las afueras una gran ciudad, en una casa de planta baja, con su padre, su madre y un perro que hacia las labores de hermano pequeño.

Su vida era simple; durante el invierno, el otoño y parte de la primavera se dedicaba a sus estudios, sacando buenas notas para encontrar la manera de salir de ese barrio e irse a la gran ciudad de la que provenía su madre, Nueva York. 
Durante el verano su vieja bicicleta amarilla casi blanca con manchas rojas era todo el transporte que tenía y junto con ella su vestimenta habitual; los pantalones cortos blancos, la camiseta de tirantes con motivo azteca, la chaqueta vaquera que había cogido a su padre hacía años y las playeras desgastadas que aguantaban verano tras verano, carrera tras carrera, la acompañaban a casa de su vecina y mejor amiga.
En esa casa disfrutaban del pecado del alcohol y el tabaco que tan prohibido tenían, se bañaban en la piscina e iban a la cima del acantilado para que el novio de su mejor amiga bateara pelotas a la inmensidad del mar y reventará las botellas de cerveza que ellas ya se habían bebido contra la madera astillada de su viejo bate.
Mientras él disfrutaba de su entretenimiento personal ambas chicas bailaban y se movían sin ningún tipo concreto de patrón, y en más de una ocasión se lanzaban miradas de reojo con una sonrisa tímida pero fuerte, una sonrisa que solo conocían ellas dos.

Y así pasaban los veranos; maravilladas por el sol, bailando sin música, bebiendo cerveza, bateando bolas, chapuzones en la piscina y miradas furtivas que dejaban ver mucho pero no decían nada.
Hasta que un día esas miradas se convirtieron en actos, en besos, en caricias y en palabras, hasta que un día esas miradas se transformaron en te quiero. 
Aquella tarde cuando volvía a su casa en la bicicleta amarilla casi blanca que la acompañaba todos los veranos pintó en sus labios la última sonrisa que ella le había dedicado.



31 de julio de 2015



Vivamos en un mundo donde cuenten más las lagrimas que las sonrisas,
donde la tristeza cuente historias y la felicidad sea el cierre final.


27 de julio de 2015

Osa Mayor







Nunca nadie se había parado a observar como los lunares que abundan en mi piel formaban coordenadas de una noche estrellada, como en mi espalda, entre manchas y agujeros negros, se creaba la Osa mayor, convirtiendo mi espalda en el mapa interestelar de una noche sin nubes.
Y fue que una noche sin nubes, con la luz de la luna entrando por la ventana me susurraste al oído; "tienes una constelación en la espalda". Nunca había conocido a nadie que se parara a mirar detenidamente mi piel hasta encontrar constelaciones.
Todo el mundo se había fijado en esos dos lunares simétricos a ambos lados de la nariz, justo donde la gafa los cubre, que solo se ven cuando me desperezo una mañana en la cama o me froto los ojos cansada de ver a través de unos cristales, pero nunca en formas de masa superior.
Mi cabeza se imagino tus dedos recorriendo una y otra vez la línea que formaban esos pequeños puntos de oscuridad, dibujando como una niña pequeña la constelación con tu lápiz imaginario.

Apoyé la cabeza en la almohada y deje a tus dedos vagar por mi piel, como un cohete por el espacio, buscando nuevas constelaciones que nombrar y dibujar.




13 de julio de 2015

Just a Dream





"Just a Dream", cover Sam Tsui & Christina Grimmie


¿Como pude pensar en convertirte en todo mi mundo?
Me desperté con la venda en los ojos, con el corazón en la mano derecha, con su voz en los oídos, con su última caricia rondando mi piel y su sabor en los labios. Ese fue el despertar de un domingo a media tarde.
Me desperté pensando en un punto geográfico estratégico y en un punto sentimental inaceptable. Pase varios días con la cabeza en ese punto geográfico y el corazón en ese punto sentimental.
Mi cabeza reñía a mi corazón y éste, amedrentado, se refugiaba tras el esternón, entre los pulmones.
Les dejé discutiendo, bien sabía que no habría manera de hacer que dejaran de pelearse. Uno de los dos se rendiría tarde o temprano y el otro remarcaría su victoria haciéndome llamar.
Hasta ese momento me quedé mirando la pared, buscándola entre mis sueños.

Ganó la cabeza y tuve que volver, cansada, y esperando ver a Corazón llorar cristales de sangre.
Me encontré a Cerebro con postura solemne y firme, y a Corazón dando patadas a las cosas y enfadado. En mi ausencia había hecho una estupidez y, lejos de romperse, se había enfadado. Cerebro se mosqueó cuando Corazón le contó que había sucedido pero no se alteró tanto, es un órgano muy frío, no le gustan las emociones.
Ambos volvieron a hacerse a mi y entre la frustración de Cerebro y el enfado de Corazón pasé noches encerrada en mí, al borde del abismo, esperando caer, queriendo retomar ese sueño.


Porque solo fue eso,
el sueño de un sábado noche.




30 de junio de 2015

Monstruos y Locuras





La conoció pocos meses atras, quizás ni siquiera llegara a un mes, pero el tiempo no se aclaraba con las medidas en cuanto a su relación se refería. Era una de esas amistades de rebote, que llegaban por casualidad y que nunca entendías por qué había tardado tanto en surgir. 
 Su relación era un tópico, un constante "¿por qué no te conocí antes?, ¿donde estabas metida?"
No eran hermanas, les falta poco para ello, pero la confianza que había surgido entre ellas había irrumpido en el ático de su corazón, colocando tonterías en las paredes y conversaciones en el baúl. A veces es inexplicable lo que quieres a alguien que ni siquiera puedes abrazar. 

Y allí está, sentada en la cama con las piernas en forma de mariposa, mandándole un mensaje para recordarle lo mucho que la quiere, porque incluso el mismísimo hielo necesita calor.




24 de junio de 2015

Un Corazón Incandescente




Escribí en un papel las palabras necesarias para que el fuego entendiera cual era mi deseo, y sin ningún miedo a arder junto con mis anhelos me acerqué y los solté uno a uno, esperando a que se consumiera el anterior para echar el siguiente. 
Así llene medio folio; medio folio de necesidades, de peticiones, y no sólo por mi, no. Por ellos, por vosotros, también. Creo que el fuego agradeció un corazón sincero hecho tinta. 
El fuego traga corazones, y ayer se llevó el mío hasta reducirlo a brasas, porque eso es lo que soy, lo que queda de mi; soy la brasa de una hoguera que brilló con tanta fuerza que la confundieron con una estrella. 

Y aquí estoy, incandescente, devorando el corazón de otra gente,
alimentándome con sus deseos hasta el día que sea capaz de dar todo lo que he recibido.




17 de junio de 2015

Roto




¿Alguna habéis saboreado la frustración? 
Una frustración tan sumamente fuerte que se torna enfado, 
enfado que se torna indiferencia,
indiferencia que deja ver que algo dentro de ti no va bien. 

Era un sonido excesivamente melifluo, y descubrirlo por mi misma, en directo, no cambio mi idea.
Era sencillamente sobrecogedor. Era algo, alguien, tan exageradamente delicado que creí ser capaz de romperlo si apretaba con más fuerza sus hombros desnudos a la luz de la luna aquel sábado por la noche. No sabía que iba a pasar o más bien, sí sabía lo que iba a pasar, pero no sabía como.
Pasó, obviamente, pasó entre notas de música y acordes de do, mi y sol. Pasó veces, todas las que pudimos entre chupito y cigarro. 
Y ahora estoy enfadada, quemada por dentro. 

Me arde la garganta con ganas de gritar, 
arde el corazón con ganas de huir, 
arden los ojos ansiados de llorar 
y arde tu recuerdo necesitado de vivir.









5 de junio de 2015

En silencio...





He encontrado la manera correcta de quererte, en secreto, despacio, con paciencia.
Cada día siento que un pedazo de lo que siento por ti se pierde, que ese enamoramiento se vuelve amor, y lentamente aprendo que amar es mejor que estar enamorado. Duele menos, ¿sabes?




Empiezo a ser capaz de vivir de tu sonrisa.


18 de mayo de 2015

Un silencioso "Te Quiero"






Anoche cuando te levantaste de la cama te vi a la luz de la luna.
Ahora entiendo porque me enamoré de ti.

No me atrevo a preguntarte por qué en mitad de la noche viste la necesidad de levantarte,
por qué arrastraste las sabanas, por qué te estiraste, recogiendo tu pelo, a la luz de la luna.
Ni siquiera fuiste hasta la ventana o a la puerta directamente, tan solo te levantaste.
Tan solo estiraste tu cuerpo frente a la pared dejando que la luna se ofreciera a crearte sombras.

No me atrevo a decirte lo embobada que me quedé mirando tu espalda,
lo fascinada que me tiene tu piel.
Nunca te lo he dicho, porque no sé como decírtelo,
pero eres esa clase de persona que encierra una trampa,
y estoy dispuesta a saltar una vez más.

Anoche tuve que callarme mientras tu desaparecías por la puerta,
en uno de esos momentos en los que me quema por dentro un te quiero.



4 de mayo de 2015

Pasado Latente



Hoy he vuelto a verla.
Sigue teniendo esa sonrisa, esa mirada cariñosa, ese esponjoso pelo castaño con matices rojos. 
Sigue teniendo esa peculiar manera de moverse, de gesticular, de hacerse entender. 
Sigue sentándose con la pierna derecha cruzada sobre la izquierda. 
Sigue sin ponerse falda o vestido, eternamente con sus vaqueros.
Sigue teniendo esa voz grave que recuerda a una caricia.
Sigue oliendo a miel y humo.

Hoy he vuelto a verla,
en el mismo lugar,
con la misma gente.

Hoy he vuelto a verla.
He vuelto a ese momento en el que se marchó con lágrimas en los ojos.
He vuelto a ese momento en el que decenas de niños nos juntamos para hacer su nombre en el suelo.
He vuelto a ese momento en el que sus brazos me levantaron del suelo.
He vuelto a ese momento en el que sus labios me pidieron que no me olvidara de ella.

Han pasado nueve años
y yo no la he olvidado,
pero ella a mi sí.





1 de mayo de 2015

Quiero creer que




Quiero creer que cuando el sol se oculte en el horizonte, saldrá la luna.

Quiero creer que he conservado en mi memoria lo necesario para recordarte,
que nunca seré capaz de olvidarte,
que he encontrado la clave para amarte eternamente.

Quiero creer que se ha acabado la reconstrucción de la ciudad,
que los demonios no serán capaces de destruir los edificios de cristal y marfil,
que todos mis recuerdos, mis secretos, mis pasiones y mis miedos se mantendrán a salvo.

Quiero creer que mi vida tiene un fin, el cual aún no sé, pero en el que creo.
Que ese fin llegará a mi cuando sea necesario,
que mi vida es algo más que otra de las tantas que hay en este planeta.

Quiero creer que sientes lo mismo que yo con solo mirarte,
que existe un futuro donde no pueda perderte, donde los días tengan color y no estén teñidos de nubes grises.

Quiero creer que siento mi pasado como si fuera mi presente,
que está latente en alguna parte de mi, en espera para enseñarme una nueva lección.

Quiero creer que he fracasado tanto, tantísimo, que es suficiente para llenar el cupón de fracasos que cualquier ser humano puede experimentar en su corta y efímera existencia.

Quiero creer que he encontrado la fórmula para vivir mil años,
para ver mil amaneceres y vivir mil noches.

Quiero creer que esto aún no ha acabado,
que éste no es mi final,
solo el principio.




30 de abril de 2015







26 de abril de 2015



He vivido,
he amado,
me han rechazado,
y sigo aquí.




23 de marzo de 2015

"¿Así que quieres ser escritor?"




Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
ó a tu novia ó a tu novio
ó a tus padres ó a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.

No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.



"¿Así que quieres ser escritor?"
Charles Bukowski




18 de marzo de 2015

Una Rosa sin Espinas



¿Qué pasa cuando te enamoras de una rosa sin espinas?
Una rosa blanca, abierta en las cuatro estaciones, de tallo firme y pétalos abundantes.
Una rosa resistente al frio del invierno y al ardiente sol del verano.
Una rosa con las lagrimas de sangre que nunca podrá derramar.
Ese tipo de rosa que suelta un dulce aroma veinticuatro horas al día,
y que solo con rozar sus pétalos los escalofríos recorren tu espalda.

¿Qué pasa cuando te enamoras de una rosa sin espinas?
Crece el miedo dentro de ti, ¿y si tus espinas dañaran a la frágil rosa?
Te pierdes en la abundancia de pétalos, utilizas el tallo como tobogan.
Y te deslizas tantas veces hasta enloquecer. Porque enloqueces.
Enloqueces de placer escalando una y otra vez el tallo solo para dejarte caer.
Enloqueces con la embriagadora fragancia de su corazón.
Enloqueces de comodidad al dejarte caer entre sus pétalos, dulce cuna de tus noches.
Y, al final, enloqueces de necesidad.

¿Qué pasa cuando te enamoras de una rosa sin espinas?
Te perderas a ti,
y la perderas a ella.



10 de marzo de 2015

Noches de Sangre



Todas las noches empezaban igual; se metía en la cama, se libraba de aquellas prendas de ropa que le causaran molestias y se ponía los cascos buscando esa música dentro de las mil canciones que calmara la hiperactividad de su cerebro e hiciese que se quedase dormida.
Y aparecía esa lista de reproducción que adormecía a su cerebro, relajaba su cuerpo y convertía dormir en el placer que realmente era. Pero eso solo sucedía a veces. En el noventa por ciento de las ocasiones algo dentro de ella se detenía, su corazón comenzaba a latir más despacio, afloraban las inseguridades, los "¿y si...?" y todos aquellos sentimientos que la mayoría de las veces eran uno más, pero que en esas ocasiones eran únicos. 
En esos momentos la bestia despertaba, desperezándose, dando la señal de su presencia con un constante miedo en el corazón de su jaula, esperando que la noche le abriera las puertas para salir a destrozar la obra de Morfeo.
Y lentamente la luz se iba, las ocupaciones desaparecían, cambiaba el chip del deber al querer, y cuando la noche era completa y absoluta, y el cuerpo tomaba posición horizontal, la bestia salía.

Y así todas las noches empezaban igual,
y todas acababan igual.

Rota en mil pedazos,
abierta por mil esquinas,
sangrando por mil rincones.